Archivo de la categoría: Resilencia

La Luz

Rebeldía,

destello  

en el útero insondable

de la noche

 

Luz

 

Metáfora engendrada

de la tiniebla

 

Cópula indomable

                                    del  Universo.

 

(Nieves Iparraguirre, 1 de enero 2017)

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo coordenadas, Derechos Humanos, Humano, poesía, reflexiones, Resilencia

Alimentando tierra

Hierven neutrinos sobre la cumbre congelada y en el plasma oxidado fluyen moléculas ancestrales. Hay fuego, y en la cascada desborda la algarabía. Un Ave Fénix  sobrevuela  el vértigo, caen mansos sobre las quebradas:

El templo ha caído.

 

(Nieves Iparraguirre, nov 2016)

3 comentarios

Archivado bajo coordenadas, Humano, reflexiones, Resilencia

Equilibrio

Un dios informe

juega un infinito de sangre,

 

danzan blasfemia

los bandidos.

 

Vencido, el equilibrio

 

esparce almas

                              en cuadrículas

 

y el diablo

                          sonríe.

 

(Nieves Iparraguirre, Octubre 2016)

 

Deja un comentario

Archivado bajo Humano, poesía, reflexiones, Resilencia

Azul

(Era hija del aire)

Había amanecido

en el hueco

vacio

de la existencia

arrebatada.

 

(Era madre del fuego)

En la noche

solo una cena fría

y la dentellada

 

de una soledad

sin       vértices.

 

(Era la amante del agua)

El mundo es una ciénaga

febril,

un volcán que escu           pe

demencia.

 

(Era hermana de la tierra)

Sequía,

sequía en el alma

y en la lengua.

 

Hay una mueca,

una sonrisa ancestral

todavía en su boca

que prende

el azul.

 

(Nieves Iparraguirre, jul 2016)

1 comentario

Archivado bajo coordenadas, Humano, poesía, Resilencia

Por venir

 

Cual maga

incendiaré tu centro

de un devenir amable.

 

Cual campesina

del verbo

cosecharé auroras,

 

te sembraré de soles

                                             al alba.

 

Cual labradora 

de sintagmas

te prenderé  la ternura

en los ojos

                         en la boca

                                                 en el pecho.

 

(Nieves Iparraguirre, 31/dic/2015)

 

Deja un comentario

Archivado bajo coordenadas, Del amor, poesía, Resilencia

Urge otro tiempo

Ebria de tristeza,

vomitando lágrimas.

 

Un sermón amargo

escala vértebra a vértebra

y se atrinchera en el ahora.

Promete,

promete para mañana

a que saben los sueños

                                            rotos,

a que huelen las derrotas,

la ausencia, el abandono,

 

el color de  los verdugos,

las guadañas

y el hedor de un aquelarre

con sangre robada.

 

De ultratumba nace el grito,

no hay perdón

ni hechizo poderoso

que amordace eterno

                                            la memoria.

La amnesia se disipa al alba,

un mar de escombros

inclemente

sobre la tierra calcinada.

 

Una retahíla  agria

escala por mis vertebras,

voy ebria de tristeza

vomitando lágrimas:

Urge,

                                         urge otro tiempo.

(Nieves Iparraguirre, nov2015)

1 comentario

Archivado bajo coordenadas, poesía, Resilencia, Sin luz

Latente

Soy

a pesar del silencio.

Muda está la fuente

cantarina

y turbio corre el arroyo.

Sobre la tierra mansa

llueven escombros

y vuelan cenizas.

 

Las sombras se congregan

y aniquilan

los hechizos de la luna.

Lenguas cuchillo cercenan

versos dorados

y  rosas púrpura,

sobre el abismo.

Soy

a pesar de las tinieblas.

 

En las calles ojos esquina,

ojos vértice

que miran velados.

No huele a piel,

ni sabe a besos.

Es la danza de los escudos

metálicos,

de las lanzas de acero

que tejen baluartes de ignorancia,

de arrogancia

y  de miedo.

Los poetas yacen

sobre el asfalto.

 

Pero soy en el silente,

aún soy latiente,

todavía sintiente,

permanezco… latente.

(Nieves Iparraguirre, Oct 2015)

Deja un comentario

Archivado bajo coordenadas, Humano, poesía, Resilencia

Importa

 

IMAG3888-1Qué importa…

Qué importa que apagaras la Luna

y se hiciera la noche más oscura,

si aprendí a dibujarla con los dedos,

y qué se secaran mis ojos,

si ya las lágrimas cantan en los arroyos

y vuelven al mar.

Qué importa si por tus miedos

me enterré en una cueva,

si así derribé los míos

y aprendí a cultivar la Tierra

y encender el Sol.

Qué importan tus traiciones,

si me revelaron las mías

y aprendí compasión.

Qué importa si tu amor,

es o fue,

verdad o mentira,

si aprendí que el amor destruye

para posibilitar la Vida.

Qué importa si cogiste mi mano

hasta el trapecio más alto

para soltarla en el abismo,

porque…

aprendí a usar mis alas.

Conquisté el Universo.

Qué importa!

Si importa, gracias…

Gracias.

 

Nieves Iparraguirre, abril 2014

2 comentarios

Archivado bajo coordenadas, Del amor, Humano, poesía, Resilencia