En el bosque

Pueblo de fuego y bosque

pulsando en el pecho.

 

Todos los hombres lloran

manantiales azules

y l@s niñ@s valientes

salvan las alas.

 

Las sombras se derriten

en la lluvia

dejan charcos-espejo

donde bucean renacuajos.

 

En la amnesia de trigo

el águila desgarra

paredes grises

en la ciudad del hambre:

 

por los ventanales

se ahuyentan el humo

                                        y el éter-medicina.

 

Un cóndor atrapa el viento

 

planea brisa.

 

Proa de luz y gemas ancestrales

 

afán de infinito

 en el bosque                  de tu pecho.

 

 

(Nieves (parraguirre, Marzo 2017)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo coordenadas, Humano, poesía, reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s