Del silencio

Amándote,

las manos vacías

las calles en ruinas

el frio en la carne.

 

Silencio,

en las horas,

los días

los años.

 

Amándote

en la flor que se abre,

en los ojos de un gato

en la hoja caída.

 

Amándote,

el lecho desierto,

las manos gastadas

la risa perdida.

 

El tiempo…

robando la vida.

Tu ausencia …

devorándome.

 

Amándote

en la luz de mi mente,

donde no hay sombras,

ni bordes

ni esquinas.

 

Nieves Iparraguirre (diciembre 2014)

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Del amor, Humano, poesía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s