De estrellas y deseos

Aquella noche

el cielo arropaba la piel

con su manto de estrellas

y las Perseidasperseidas

caían silenciosas

con sus estelas de sueño,

van pintando promesas

que no son del tiempo.

Fue un astro… ¿perdido?

quién desafió el equilibrio

y se le arrojó en el pecho,

se abrigó en su nido,

allí brotó el ensueño

o quizá

la fiebre y el delirio,

quizá fue el desatino

de un sueño errante

o el desvarío de un cometa

que erró su camino.

Clama el ruiseñor amable,

arde el corazón herido,

por la quimera

de un lucero encendido.

 

Nieves Iparraguirre (sept. 2014)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Del amor, Humano, poesía, Versos para noches de luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s