Petrificada

Sobre la roca fría
yace mi águila,
abatida,
en añicos llevo los sueños.
Soy petrificada en ti,
roca!
y estoy mirando el cielo…
estoy pintando en nubes
todos mis besos.

Mi águila está quebrada
sobre tu angosto suelo,
roca dura,
herida por el filo,
en un baile de máscaras,
de promesas que son viento,
de manos como dagas,
de los urdidos silencios
que juran traiciones
y narran.

Estoy en ti petrificada,
roca fría,
y mi corazón congelo!
que ya se me suicidan
los mirlos, los ruiseñores,
las oropéndolas y los versos.

Déjame así,
petrificada en ti,
roca desolada!
deja qué mis lágrimas
resbalen inadvertidas,
hasta el arroyo manso
que te acaricia.
Déjame en mármol,
y esculpidos mis sueños
para que no los borre
un tiempo eterno.

Déjame así,
sólo piedra,
ser testigo de las aves
y ver como navegan,
en jirones de nube,
todos mis besos
todas mis velas.

Nieves I,  Octubre 2012

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo coordenadas, poesía, reflexiones

Una respuesta a “Petrificada

  1. Vienen y van esos pájaros, esas águilas… el eterno círculo de los días, de los tiempos.

    Y puesto que círculos son, confiaremos una vez más en que ese águila adquiera el poder de la piedra, su enorme memoria de montaña, y aprenda de nuevo el vuelo.

    Esperaremos…

    Mientras tanto, un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s