Mi barquito

Olvidada de mí

sólo en ti,

a la deriva.

 

Estoy cayendo en mí

y no te hallo,

se me eclipsa

el corazón y el llanto

mordiendo abismos.

Se me cae el sueño

que no alcanzo

a forjar con mis manos

sin tus brazos.

Tengo

la soledad del mundo

sobre un costado.

 

Amando horizontes,        

abrazando navíos,

encendiendo luceros

navega

mi solitario barquito.

Voy olvidada de mí                                        

y cuando caigo

en el corazón

sin tu abrigo,

sola

con tu silencio vacío

me extingo,     

y de no morir

me diluyo

en mar y oleaje,

y enarbolo

bandera de olvido

de tu corazón sin mí.

Despliego velas

cosechando estrellas

despertando sirenas,

sembrando amaneceres…

pero al pecho

se le va quedando

un hueco,

o varios.

 

Y otra vez

olvidada de mí,

ya sólo en ti,

a la deriva.

 

Nieves Iparraguirre

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Del amor, poesía

4 Respuestas a “Mi barquito

  1. XXI
    “¿Qué es poesía?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas? Poesía… Eres tú…” Porque corre por tu sangre hasta llegar a tu corazón, y eres tan amorosamente generosa que la compartes con nosotr@s, cuando tus poemas, nacidos de tu alma, son de incalculable valor y nos permite ver la inmensa belleza que guardas en tu interior… Dicen que los ojos son el espejo del alma… En tu caso, creo que es tu pluma y la tinta de tus sentimientos los que nos permiten acceder a tu interior y descubrir la inmensa cantidad de amor que guardas en ti y que, como mandan los cánones del verdadero amor, lo repartes sin esperar ni pedir nada a cambio… No te extrañes cuando la vida, justa siempre en su medida, te devuelva lo que de este modo hayas dado geométricamente multiplicado… Y, de este modo, cuánto más ames, más amor tendrás para amar…

    ¡¡¡FELIZ FIN DE SEMANA (incluida lo que de ella queda) Y…

    Un beso y una flor!!!

  2. Cosechando estrellas… sembrando amaneceres… y dejando un huequito vacio en el empeño, el huequito que no encuentra aire que lo llene, ahí, justo ahí, levemente a la izquierda.

    “Tengo caído el sueño,
    y la voz suspendida de mariposas muertas.
    El corazón me sube amontonado y solo
    a derrotar auroras en mis párpados.
    Perdida va mi risa…”

    Quema por vacio ese huequito, como una sima donde naufragarse.

    Pero hay tanta vida ahí afuera, quizá una sonrisa, o un abrazo silencioso, dar y recibir… hay tanto ahí afuera.

    Quizá puede cambiarse el rumbo de un barquito y buscar la bahía de los besos varados, seguro que existe.

    Un beso, por una lágrima un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s