Sonrisa

Sonrisa

(A Juan… por su generosa y dulce atención) 

Está la mañana

de besos frescos

y las manos del viento

acarician un cielo azul

que despierta.

Las bandadas aladas

han tomado el aire,

como olas silenciosas

vuelan al sur.

 

Susurra el bosque

una melodía secreta

entre sus pinos altos

tan delgados,

entre sus copas redondas

que besan nubes.

Y huele a menta.

Y es otoño.

 

Allí está la fuente

que no cesa

con voz cristalina,

y el amable banco

con su espera,

el rayo de sol

que se cuela firme

y alborota gorriones.

Allí está

la mariposa blanca

que danza

en las ramas dormidas,

y se precipita

sobre los labios.

 

Nieves Iparraguirre (Octubre 2011)

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Dulce, Eolo bate nubes, poesía

5 Respuestas a “Sonrisa

  1. “Está la mañana
    de besos frescos
    y las manos del viento
    acarician un cielo azul
    que despierta…”

    Pero si es precioso!!!, es una mañana de día, para vivir de día, cuando la noche ya queda atrás.

    Sí, es precioso… Y además es un regalo, para mí… Qué suerte he tenido hoy!!!

  2. “Si vieras mi mirada,
    como un ave, cazando horizontes y estrellas…”

    Así debo haber quedado ante tan delicioso presente… Y en deuda, en una enorme y también venturosa deuda.

    Pasa que a veces el tiempo entiende, y nos sorprende con sus olas generosas. Hoy ha pasado.

    Mientras temprano paseaba esta mañana por los jardines de las Tullerías encontré, sobrevenido, bajo unos arbustos, un precioso gatito negro junto a su madre. Me recordó ese Dulce tuyo que arrebató una de mis difíciles sonrisas. Y lo leí de nuevo, sonriendo de nuevo. Estuve por contártelo, pero me pareció intrusivo, no sé por qué. No lo hice.

    Leo ahora:

    “…Susurra el bosque
    una melodía secreta
    entre sus pinos altos
    tan delgados,
    entre sus copas redondas
    que besan nubes…”

    Y eso hacîa yo, salvo que eran castaños vestidos de otoño, mientras un precioso y negro gatito me llevó a tu “Dulce”, y me rescató una sonrisa.

    A veces pasa que el tiempo entiende, y sus olas nos sorprenden, por generosas.

    Gracias Nieves, no imaginas cuánto de hermoso encuentro en tu regalo. Una importante y urgente deuda por saldar.

    Un beso, hoy desde París…

    • “Si vieras mi mirada, como un ave cazando horizontes y estrellas… “, ay! así es también mi mirada… a veces. Acaso tus plabras son presentes que saldan cualquier deuda. Y no quisiera yo, que un “regalo” haga deudor a quien lo acepta, cómo me atrevería entonces?
      Qué maravilla Paris, Las Tullerias… nunca fuí, lo más cerca fue Pau, en Los Bajos Pirineos, pero de eso hace mucho tiempo… el tiempo en que nací. Preciosa “your star estrangled”… un cielo que despierta… Besos mi dulce amigo y una sonrisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s